Ir al contenido principal

¿Dónde están las escritoras en edad reproductiva?: reflexiones sobre el oficio de escribir y la maternidad

Tocaba escribir algunas palabras sobre el Día Internacional de la Mujer. No quería caer en las clásicas palabras que se suelen decir en este día.
Al final, me lié como siempre y no publiqué nada. Siempre me pasa igual. Será por reflexionar demasiado. 
Me levanto mareada y me siento en la computadora. El día está por acabar y siempre entrego mis artículos tarde. O me olvido de las fechas señaladas o a lo mejor me dan igual.
 No me importa. Me vuelvo a parar. Tengo unas arbequinas riquísimas esperándome en la heladera.
Una vez todo dispuesto (las olivas, el vaso con hielo, y mi botella de Noilly Prat, cortesía de un gran amigo), me senté a pensar en una serie de cuestiones que llevaba tiempo sin resolver.
La primera y más acuciante tenía que ver con la maternidad (sí, la premisa seguía siendo el Día de la Mujer)
Al fin y al cabo, todos tenemos o hemos tenido una madre alguna vez, por lo que tocaba reflexionar sobre una de las pocas condiciones que solo una mujer puede experimentar.
Pero fui más allá. Me puse a repasar mis últimas novelas leídas y casi todas habían estado escritas por hombres.
Sí. Había algunas mujeres, claro. Siempre las hay pero…me pregunté, ¿Cuál de todas estas escritoras que he leído en el último año fueron madres mientras escribían sus obras? 
Busqué en mi mente. Había lesbianas. Alguna monja. Mujeres mayores. Pocas jóvenes. Casi ninguna que recuerde.
Pero alguien tendrá que haber ¿no?
 No tengo datos al respecto, pero la curiosidad me llevó a chusmear los rankings de Amazon.  
Yo que no soy ninguna crack, simplemente agarré al azar la lista de los 20 libros más vendidos en Amazon.es[1] y Amazon.com y la sorpresa fue mayúscula:
·         En la lista española, la mitad de los más vendidos son hombres. Mujeres en edad reproductiva, solo hay dos y el resto de la lista la completan, algunos muertos o algunos ya mayores y probablemente sin cargas familiares.

·         En la lista americana, nueve de los 20 más vendidos son hombres pero podemos encontrar que ocho libros escritos por mujeres jóvenes componen la lista. Pero cuando miramos en más detalle vemos que hay una mujer que ocupa varios puestos. (por cierto, ¿quién es Veronica Roth?) Lo que reduce ese número a cuatro.
Está claro que mi análisis es sesgado y poco riguroso. En realidad, solamente he echado un vistazo a estas listas y he sacado algunas conclusiones apresuradas que confirman un par de intuiciones que tenía sobre el tema.
La maternidad y el oficio de escribir es algo muy complicado. Bueno, en realidad, la maternidad es complicada junto a cualquier actividad.
 ¿Pero dónde está la cuestión? Probablemente en que formar una familia requiere  de algo que no vuelve jamás: tiempo. ¿Y quién suele asumir este rol? Pues, las mujeres.
Algunas corrientes feministas suelen criticar la idea misma de familia como algo natural. Es más, se atreven a decir que la institución de la familia es política[2] como tantas otras.
Y como tal, debe ser sujeta a leyes de justicia, como en el ámbito público. Y encuentro sentido a esto. La esfera familiar no es el ámbito de lo estrictamente privado. Todo lo contrario. Es el lugar donde se forman los ciudadanos y solo por ello debe ser un ámbito en donde se respeten los derechos de todos sus miembros.
Y en este día de la mujer que ya pasó, me pregunto, ¿existe una profesión tan excluyente, mal pagada y cansadora que pueda superar a la maternidad?
 Posiblemente, el oficio de escribir se parezca en eso. Escribir significa aislarse del mundo. Significa renunciar a muchas cosas por un futuro incierto. Significa tener que lidiar con los listos de turno que no pueden comprender un oficio en el que los resultados se ven a largo plazo.
Sí. La maternidad se parece mucho a la escritura. Puede ser vil. Solitaria. Desmoralizante. Pero tiene algo que no tienen otras profesiones. Yo diría que es magia.
Algo que está ahí. Que se intuye. Que no se puede medir. Y que se saborea en silencio.
 En la más estricta soledad.
Está claro. La maternidad no es para cualquiera.
La escritura tampoco.


[1][1] No cito la fuente directa porque los rankings cambian constantemente pero cualquiera puede entrar en Amazon y verlos perfectamente. El análisis hecho corresponde a los veinte más vendidos.
[2] Fuente: http://plato.stanford.edu/entries/feminism-family/

Comentarios

  1. Un texto muy interesante. Me extraña que los machistas no se hayan apresurado a dejar alguna joya sobre las "capacidades innatas del varón" o alguna otra ridiculez por el estilo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Valdemar. Por suerte en este blog no ha habido faltas de respeto ni machismo. No sé si tengo lectores machistas pero desde luego no dejan comentarios denigrantes hacia la mujer. Me alegro que te haya gustado al post. Te dejo un saludo y gracias por leer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Construir una novela: 8 elementos para escribir la sinopsis definitiva (4)

Se terminó el año y casi cumplo mis objetivos en tiempo y forma. Creo que tengo la misma sensación que puede tener un corredor de maratón cuando llega último a la meta y todo sudado.  Sí, llegué o casi llegué a la meta pero tengo tanto cansancio físico y mental que me impide ver todo este asunto en perspectiva. Es como estar caminando a ciegas por el Amazonas, rodeado de naturaleza y animales al acecho, sin visibilidad y sin saber si sobrevivir consiste en ser listo o simplemente mimetizarse con el ambiente. En cualquier caso,  intentaré sacar algunas conclusiones.   He trabajado suficientemente mi escaleta como para que tenga una visión global de la novela. Puedo ver de un vistazo, las falencias y virtudes. Puedo darme cuenta de cosas que pertenecen al subconsciente como por qué cuernos escribí esta novela. Qué quiero mostrar. Qué es lo que me mueve a contar una historia y dedicar infinitas horas de mi escaso tiempo a dejar por escrito una obra de ficción.   La cuestión de la motivación…

Mi experiencia con CreateSpace: la lucha continúa

Trabajar con CreateSpace me ha llevado a reflexionar, una vez más, sobre las servidumbres de ser un escritor autopublicado. Enumero algunas.
 Hacer un esfuerzo por comprenderlo todo.  Estar en las redes sociales.  Intentar hacer una portada y encima escribir bien.  No tener horarios. No saber cuánto vas a ganar el mes que viene.
Está claro que algo puede fallar. La perfección no existe. Y, al menos que tengas un ejército de gente trabajando para vos, el do it yourself es cansador y frustrante de a ratos. Como esas empresas starts ups que recién comienzan: con ilusión pero trabajando 12 horas para sacar adelante el proyecto. Con incertidumbre y sin saber qué va a pasar mañana. Así siento que es esta profesión. Pero vamos al grano y al objeto de mis reflexiones de hoy. Me centraré en la tercera de las servidumbres: la portada. Llevo dos días  intentando crear mi portada para CreateSpace. Después del quebradero de cabeza que fue maquetar los interiores del libro (puedes ver aquí mi relato) …